¿Se pueden combatir las ‘fake news’?

Si algo caracteriza a Internet es la capacidad de acceder a una cantidad de información casi infinita, pero sería muy iluso pensar que todos esos datos son ciertos. ¿Quién no se ha encontrado un titular que sonaba raro o una noticia que después ha resultado ser falsa? Es lo que comúnmente se denomina como fake news, que consiste en la publicación deliberada de datos falsos con un objetivo concreto, ya sea económico, político o de otra índole.

De esto se habló los pasados días 12 y 13 de abril en el Congreso de Ciberseguridad y Justicia Electoral celebrado en el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales (Madrid). En este evento, diversos autores debatieron sobre la importancia de reflexionar sobre las fake news y la necesidad de encontrar una forma de solventar el problema.

El subdirector del CEPC, Rafael Rubio, expresó que actualmente existe una nueva carrera armamentística, que es, además, una amenaza híbrida, ya que combina los ataques informáticos con la desinformación. ¿El objetivo?: Crear pánico, sembrar desconfianza y desgastar la democracia. Está claro que el problema no es nuevo. Como señaló Ignacio González Ubierna, de Incibe, las noticias falsas ya provocaron la Guerra de Cuba entre España y Estados Unidos hace más de 100 años, pero «las nuevas tecnologías permiten hacerlo de forma «más fina», segmentando a la población y adaptando las noticias a cada caso», afirmó.

 

Mesa redonda sobre “Participación política en la red, equidad y seguridad del voto” celebrada en el Congreso de Ciberseguridad y Justifcia Electoral

El modo de regular esto es ahora una incógnita. Ángel Gómez de Agreda, coronel del Ejército del Aire, observó que indicar qué noticias son falsas y qué noticias son ciertas desde las instituciones puede ser perjudicial para la libertad de expresión y puede derivar en un sistema político autocrático. En esto coincidió Jean-Philippe Derosier, de la Universidad de Lille II, que recordó la conocida Policía del Pensamiento de 1984 (George Orwell). Según explicó, en Francia las fake news están en proceso de regulación y actualmente existe un único tribunal en París que juzga todos los casos en un límite de 48 horas y debe informar si las noticias denunciadas son ciertas o falsas. Derosier no solo vio muy complicado que en 48 horas eso fuera posible, más aún cuando no existe una norma que clasifique las noticias según ciertos criterios, sino que además dijo que actividades como esta pueden tener como consecuencia el establecimiento de un sistema de censura.

Pero, ¿Internet favorece a que los usuarios se encuentren con fake news? El catedrático en Derecho Constitucional Lorenzo Cotino comentó que en Internet tiene elementos endogámicos que  provocan que cada usuario se rodee de una realidad diferente, a raíz de la personalización de la información. Pero Loreto Corredoira, doctora en Ciencias de la Información, cuestionó que todo esto fuera culpa de las redes sociales. Asimismo, declaró que no todas las redes sociales son iguales y, por ejemplo, «Twitter es como un graffiti en la calle, es público, pasen 10 personas o pasen 100». Respecto a la endogamia mencionada anteriormente, aseguró que «las redes sociales pueden tener un ideario, pero deben ser transparentes y anunciarlo».

Pero, ¿qué formas hay de luchar contra las fake news? Gómez de Ágreda habló del fact checking, una práctica que se ha popularizado últimamente. Consiste, fundamentalmente, en verificar los datos que se aportan en una noticia o reportaje.

Cotino, por su parte, mencionó como opción la creación de un registro de noticias, que permita etiquetar aquellas que han sido denunciadas masivamente por usuarios y también aquellas que se han producido de forma robotizada. De este modo, los ciudadanos podrán ver qué etiqueta tiene cada noticia antes de hacer click en ella. El académico también propuso la estimulación de una ley para la detección de bots y la creación de alertas de posibles mentiras.

Sin duda, el debate está abierto y es preciso dar con una solución que evite que la ciudadanía se encuentre con noticias falsas que puedan hacer que actúe de una forma u otra.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *