Tu Derecho a Saber subió a los cielos

Captura-de-pantalla-2015-12-07-12.48.26

Los de Civio lo tienen claro: nosotros al cielo, con aureola de brillo de transparencia. Fuente: tuderechoasaber.es

«FORTALECER LAS RELACIONES CON EL EJERCITO POR PARTE DEL AYUNTAMIENTO DE PALENCIA Y QUE DESDE ENTONCES LA PLAZA DE ESPAÑA TENGA UN SÍMBOLO QUE NOS DEBE UNIR A TODOS COMO ES NUESTRA BANDERA». Así, en mayúscula, contestaba la institución local a la pregunta de una peticionaria que deseaba conocer cuánto costaba la instalación del emblema patrio en el espacio homónimo. Es lo que tiene la transparencia, que siempre instruye en valores de elevado espíritu.

Pues resulta que nada, no costaba nada, era un regalo de la cuarta Subinspección General del Ejército y Comandancia Militar de Valladolid, que en 4 años había plantado 36 rojigualdas en diferentes municipios. Quién va a dudar que el Ministerio de Defensa no puede destinar dinero a que una ardilla recorra España de mástil en mástil, ya que presupuesto siempre le sobra, o acaso solo se sobrepasa en 2.000 millones, vaya. Qué gran país, qué gran plataforma, qué momentos nos dio. Pero esto sucedió a principios de 2015, y ahora solamente podemos llorar por la ausencia de Tu Derecho a Saber.

El proyecto de Civio ha durado unos tres años. Vivieron más rápido, murieron más jóvenes y, tal vez, dejaron un cadáver más bonito que UPyD. Su fallecimiento, sin embargo, y como señalan en su carta de despedida, no ha sido electoral, sino legislativo: la Ley de Transparencia no supuso más que problemas para la organización, pues a partir de ahora era necesario «identificarse mediante un certificado digital, un DNI electrónico o mediante una clave personal obtenida a través del móvil» para poder solicitar información a la Administración.

El modelo que hasta ahora había mantenido Tu Derecho a Saber era incompatible con esta premisa, ya que esta iniciativa proponía contactar con los poderes públicos mediante su correo electrónico. De esa forma una usuaria preguntó al Ayuntamiento de Palencia cuánto costaba la bandera que habían instalado meses antes en Plaza España (por si acaso alguien olvidara el callejero palentino, ya solo tendría que levantar la cabeza y recordar). Y de esa forma las visitas de la plataforma de Civio pudieron disfrutar de la respuesta, abierta a todos los públicos, incluidos los administradores de la página, que usaron la desatallada respuesta para una entrada de su blog.

Al acto de Homenaje a la Bandera, como se aprecia en la imagen, acudió toda Palencia. Especificando: toda la población de la provincia de Palencia. Fuente: Ministerio de Defensa.

Al acto de Homenaje a la Bandera, como se aprecia en la imagen, acudió toda Palencia. Especificando: toda la población de la provincia de Palencia. Fuente: Ministerio de Defensa.

Si Steven Clift hubiera firmado esta noticia, habría sido posible, si no bastante probable, que hubiera recordado una máxima escrita por él mismo en 2000, en The e-democracy e-book: democracy is online 2.0: que el desarrollo de las TIC por la sociedad civil, fuera de instancias gubernamentales, son consecuencia de los espacios sobre que dejan vacíos los Estados, respecto a la acción política democrática y que sirven para dar respuesta a las demandas concretas de un grupo de electores no cubiertas por los sectores públicos.

Doce años después la necesidad era clara, la transparencia, pero la alternativa civil quedó impedida cuando el Gobierno restringió el envío de emails para alcanzarla. Sobra decir que ello que supuso la protesta de Tu Derecho a Saber, por la imposición de una «barrera administrativa y técnica que sigue siendo infranqueable para muchos ciudadanos: la exigencia de identificarse mediante un certificado digital», como expresan en su carta de despedida.

Desde Access Info Europe detallan algunos otros obstáculos del Portal de Transparencia, como la falta de plazos para los poderes públicos para contestar al solicitante o la ambigüedad a la hora de señalar los motivos de interés público que impedirían revelar información. Y si también Clift hubiera formado parte de este documento, de nuevo habría utilizado sus argumentos de inicios de siglo: que los poderes públicos han de asegurar el acceso abierto de los ciudadanos a los procesos formales de participación política. Cualquiera que haya experimentado alguna vez la firma (o el intento de) mediante el DNI electrónico, sabrá que los poderes públicos, lo que es asegurar el acceso abierto de los electores a los procesos formales de acción política, no lo aseguran mucho.

Sin título-1

Españolito de a pie, intentando solicitar información a través del Portal de Transparencia. Fuente: Lord of the Kings.

Ante este panorama, los de Tu Derecho a Saber debieron entonar eso de que mientras la tierra gire y nade un pez hay vida todavía y se lanzaron al reto de sobrevivir al Portal: «Al quedar relegadas las comunicaciones por correo electrónico, y ante la imposibilidad de adaptar técnicamente la plataforma para franquear esta barrera, nos hicimos una pregunta obvia, la misma que los usuarios de la plataforma: si seguimos enviando solicitudes de información desde Tu Derecho a Saber a los poderes públicos, ¿nos responderán?».

Viendo el desenlace posterior, la respuesta parece clara. Que no, que Tu Derecho A Saber se tumbó encima de la vía y ahora tienen alas y aureola. Así las cosas, los españoles siguen sin poder acceder a la información con su email. Y los visitantes a la web, ahora aburridos por no poder conocer qué acontece en Palencia, se preguntarán muchas cosas: ¿Ayudará Civio a los usuarios que muestren problemas con estos trámites, por ejemplo, firmando por ellos en el Portal de Transparencia, como hizo su difunta plataforma en 146 ocasiones? ¿Seguirá reivindicando un mejor y más sencillo acceso a esta forma de participación? ¿Crearán otra página web? ¿Nos sellarán un sello? ¿La Oficina de la Transparencia y Acceso a la Información estará respirando desde diciembre de 2015 con… cómo se llamaba aquel disco donde Joaquín Sabina cantaba A pie de guerra?

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *