Guía de buenas prácticas para partidos políticos abiertos

El Gobierno abierto es un concepto que existe desde hace muchos años, aunque se popularizó con la llegada de Barack Obama al poder en 2009, cuando pronunció su famoso Memorándum de la Transparencia y el Gobierno abierto, en el que se comprometió a promocionar la apertura informativa, la rendición de cuentas, la colaboración y la participación ciudadana.

Desde entonces, estudiosos, políticos y diversas organizaciones se han dedicado a reflexionar y a promocionar estos pilares en la sociedad. La transparencia y la implicación de la ciudadanía en las decisiones son vistas como métodos para paliar la desconfianza en las instituciones y paliar la corrupción.

Es común que los países tengan un plan referente al Gobierno abierto y, de hecho, España cuenta con uno. Pero, ¿por qué limitar la apertura a las instituciones? Si se habla de Gobierno abierto y de parlamento abierto… ¿por qué no hablar de partidos políticos abiertos?

Precisamente los partidos políticos atraviesan una gran crisis de legitimidad. En el último CIS, el 22% de los encuestados afirmaron que los partidos políticos suponen uno de los mayores problemas en la actualidad. Además, las formaciones están financiadas en un alto porcentaje por las arcas públicas y deben a la ciudadanía una gran responsabilidad. Por ello, surge la necesidad de desarrollar la transparencia, junto a la participación y la colaboración en el marco de las formaciones, para así poder hablar de partidos políticos abiertos.

La Guía de buenas prácticas para partidos políticos abiertos es una propuesta para que las formaciones del país promuevan iniciativas para ser considerados abiertos. Los partidos políticos abiertos supondrían una adaptación de los principios del Gobierno abierto al terreno de las formaciones.

Este concepto se desarrolla en la Guía de buenas prácticas para partidos políticos abiertos, que va más allá y adopta los siguientes ejes: transparencia, deliberación, toma de decisiones y colaboración:

«Los partidos políticos abiertos son aquellos que deciden dar un paso más allá en la democratización de sus procesos internos y externos. Estas formaciones deciden cambiar su actitud y volverse organismos abiertos a la ciudadanía. De esta forma, promueven la transparencia para rendir cuentas a una ciudadanía informada; se someten al escrutinio de la población; fomentan la deliberación del electorado; permiten la participación de la ciudadanía en la toma de decisiones de una forma regulada; y entablan medidas colaborativas con ciudadanos y colectivos. Todo ello no solo les abre y acerca a la ciudadanía, sino que también les vuelve más eficaces y legitima sus decisiones por estar basadas en la rendición de cuentas, la participación y la colaboración».

https://www.partidospoliticosabiertos.com

Portada de la Guía de buenas prácticas

La guía se encuentra en una fase de desarrollo. Para elaborarla, una veintena de expertos han contribuido con distintos puntos de vista. El panel de expertos estuvo compuesto por profesionales y académicos de las disciplinas del Derecho, las Ciencias Políticas y la Comunicación.

En la guía aparecen planteados los aspectos teóricos de cada uno de los pilares, así como las iniciativas correspondientes a casa uno de ellos. Además,  en un futuro será utilizada como método para evaluar la apertura de los partidos políticos.

Enlace oficial: www.partidospoliticosabiertos.com

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.